Danelly Estupiñán Valencia (miembro del Proceso de Comunidades Negras, en Buenaventura, Colombia) y Nohemí Esther Pérez Borjas (integrante de COFADEH, Comité de familiares de detenidos y desaparecidos en Honduras) son las dos defensoras de Derechos Humanos que participan en la edición actual del Programa Vasco de Protección Temporal del Gobierno Vasco, liderado por la Dirección de Víctimas y Derechos Humanos y gestionado por CEAR-Euskadi. El Programa cuenta, además, con el apoyo de la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo.

La Fundación Mundubat y Emigrad@s Sin Fronteras, organizaciones vascas que trabajan de manera conjunta con las organizaciones de las defensoras en sus países de origen, han sido las encargadas de presentarlas al Programa y también de acompañarlas durante su estancia aquí.

El objetivo del Programa es proteger a defensores y defensoras de derechos humanos que vean amenazada su vida o integridad física por la actividad que desarrollan en sus países de origen en defensa de la vida y la justicia social, a través de la acogida en Euskadi, por un periodo de seis meses.

Durante su estancia se desarrolla una agenda política con diferentes instituciones públicas y organizaciones sociales, con el fin de ampliar y fortalecer las redes internacionales de apoyo. Estas redes generan un paraguas de protección que garantiza el retorno a su país de origen en condiciones de mayor seguridad y la continuación de su trabajo en defensa de los DDHH.

Danelly Estupiñan Valencia integra desde hace 18 años la dinámica organizativa del PCN, en Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia. Socióloga de formación, se ha destacado por realizar investigaciones locales sobre los impactos (sociales, económicos, ambientales y culturales) de la dinámica económica portuaria en Buenaventura.

Desde el 2009 acompaña a las comunidades afro urbanas de Buenaventura en procesos de incidencia para la reivindicación de derechos territoriales en zonas urbanas (conocidas como “territorios ganados al mar”). Es fundadora de la Asociación de terrenos ganados al mar.

Danelly ha sufrido amenazas, persecuciones e intimidaciones desde 2015, año en que realizó la primera investigación donde desveló los impactos de empresas portuarias en la vida cotidiana y los derechos colectivos de los habitantes de Buenaventura.

Nohemí Esther Pérez Borjas, es miembro de COFADEH. Inició su activismo tras la desaparición forzada de su hermano en los años 80, en el marco de la doctrina de seguridad nacional implementada por EEUU en Honduras.

Realiza acompañamiento a familiares de víctimas de la violencia política estatal. Desde el año 1982 coordina el plantón por la verdad y la justicia, que se realiza cada mes en Tegucigalpa. Es impulsora de la conservación de la memoria histórica como un hecho de resistencia al olvido de las cientos de víctimas de la violencia política estatal. En 2009 fue beneficiaria de medidas cautelares de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), debido al golpe de Estado militar.

Por su activismo y rol de defensora de derechos humanos, ha recibido constantes amenazas, persecuciones y agresiones.