Con el asesoramiento del equipo Jurídico de CEAR-Euskadi, las 2 familias kurdas llegadas a Durango han tomado la decisión de solicitar protección internacional.  De esta forma se inicia el procedimiento habitual: su caso será sometido a estudio para la concesión o denegación del asilo, que recordamos se deniega en 7 de cada 10 casos.

Desde CEAR-Euskadi hacemos un llamamiento público para la preservación de la intimidad y la seguridad de las personas refugiadas, que vienen huyendo de situaciones de riesgo, con especial celo cuando atañe a familias con menores.

Apelamos a la responsabilidad para no generar expectativas a las personas refugiadas que no pueden cumplirse, evitando que reciban versiones contradictorias de sus derechos y del funcionamiento del sistema de protección internacional.

Todas las personas que solicitan protección internacional en Euskadi, acceden, si así lo quieren, al sistema de acogida del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, quien tiene la competencia, y reciben otros recursos complementarios por parte de las Administraciones vascas.

Recordamos que en el  año 2015 solicitaron protección internacional en la CAE 163 personas procedentes de diferentes países, entre ellos, Ucrania, China y Venezuela. Esta cifra ha aumentado en 2016, por las personas que llegan por sus propios medios a falta de vías seguras.

Debemos velar porque todas ellas reciban el mismo trato, independientemente de su origen y su forma de llegada. Apelamos a la prudencia de todos los actores que se han interesado por su situación para que puedan tomar sus decisiones de manera autónoma y con privacidad.