El ultrafondista vasco Óscar Pasarín ha superado un nuevo reto cuyo fin es visibilizar el duro tránsito que tienen que hacer las personas refugiadas para vivir en un lugar seguro, libres de violencia y miseria.

El reto de “La Bilbao Refugio” ha supuesto una media de 125km diarios, desde el Puente Euskalduna hasta el Puente del Arenal, en total: 1.000km en 8 días. Hemos podido ver a Óscar corriendo en plena ola de calor que ha sofocado nuestras ciudades esta semana pasada. Ha corrido acompañado por organizaciones y personas a título personal que se han involucrado en la iniciativa: su equipo habitual de corredores formado por personas refugiadas, la plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak Bizkaia, la Fundación Peñascal, el presentador de EITB Dani Álvarez, Bilbao Pride o Asier Cuevas, subcampeón mundial de los 100km.

El reto ha culminado esta mañana con la carrera popular que tiene el mismo nombre, “La Bilbao Refugio”  y que ha reunido en la explanada del Museo Guggenheim a alrededor de 600 personas que se han sumado al ultrafondista en sus últimos 5km para acompañarle a meta y decir al unísono que queremos verdaderas ciudades y municipios refugio.

Pasarín ha reconocido que “el reto ha sido duro pero que ha merecido la pena para visibilizar a las personas verdaderamente protagonistas: las personas refugiadas que día a día huyen de sus hogares”.

CEAR-Euskadi es la entidad organizadora del evento y el reto de “La Bilbao Refugio”. Su Presidente, Javier Galparsoro, ha destacado que actualmente “hay 65 millones y medio de personas desplazadas de sus hogares como consecuencia de las guerras, los conflictos y las persecuciones y al no haber vías legales y seguras, las personas llegan por su cuenta, poniendo en grave riesgo su integridad física”.

La Bilbao Refugio ha contado con la colaboración de Gobierno Vasco, Ayuntamiento de Bilbao, Cafés Baqué, Kaiku, Metro Bilbao, Grupo Servicios Sociales Integrados y la DYA.