Tras meses de trabajo y reiteradas demandas de la necesidad de ampliar las plazas destinadas a primera acogida en Euskadi, el centro de Oñati para solicitantes de asilo, que por el momento quedan fuera de las plazas del Sistema de acogida estatal, ya está funcionando. Sobre las 20.00 horas de ayer, llegó el primer grupo de personas que se alojarán durante unos meses en el albergue. Este primer grupo está compuesto por 37 hombres, todos ellos procedentes de África Subsahariana y que hasta ahora estaban acogidos por la red de acogida ciudadana de Bilbao.A la hora de la llegada del autobús, el grupo fue recibido con un aurresku de honor por vecinas y vecinos de Oñati, así como por el equipo de CEAR-Euskadi que va a trabajar en el albergue.

El centro cuenta con una capacidad inicial de 100 plazas, aunque se irán cubriendo de forma paulatina. Su objetivo principal es dar solución a la situación de personas que solicitan asilo y que todavía no han podido acceder al Sistema Estatal de Acogida. El tiempo de estancia en el centro será de tres meses, aunque en función de las situaciones y el grado de vulnerabilidad puede verse reducido o ampliado.

Con este primer grupo se pone en marcha este nuevo dispositivo de acogida promovido por el Gobierno Vasco, en colaboración con el ayuntamiento de la localidad guipuzcoana, la Diputación Foral de Gipuzkoa, las redes locales de acogida y bajo la gestión de CEAR-Euskadi.

Desde CEAR-Euskadi queremos agradecer a las instituciones, colectivos y organizaciones que han hecho posible que estas personas no queden en situación de calle y puedan sentir la cálida acogida que han recibido.