Programa Vasco de Protección de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos


El Programa Vasco de Protección lo lidera la Dirección de Víctimas y Derechos Humanos y lo gestiona CEAR-Euskadi. El objetivo principal del mismo es proteger a defensores y defensoras de derechos humanos que vean amenazada su vida o integridad física, por la actividad que desarrollan en sus países de origen, a través de la acogida en Euskadi, por un periodo de seis meses.

Se plantean las siguientes acciones:

Acompañamiento psicosocial

El Programa se desarrolla desde la visión integral de la protección que incluye aspectos personales, organizativos y políticos. Se acompaña de forma terapéutica a las personas que requieran una atención especial debido a los impactos de la violencia política. Por otro lado, se les acompaña para fortalecer sus capacidades y las de sus organizaciones, con el fin de aumentar su seguridad y su protección al regresar al país de origen.

Agenda política

El trabajo realizado durante la estancia en Euskadi tiene como objetivo ampliar y fortalecer las redes internacionales de apoyo institucional y político de estas personas y de sus organizaciones. Estas redes actúan, en la práctica, como mecanismos de protección que posibilitan la continuidad del trabajo en defensa de los derechos humanos en origen. Este trabajo permite sensibilizar, visibilizar y denunciar ante la ciudadanía e instituciones vascas y, en su caso, españolas y europeas, la situación de amenaza que sufren las organizaciones que trabajan en defensa de los derechos humanos, así como sus reivindicaciones en la materia.

 

Agenda formativa

Puesto que las personas que se acogen al Programa cuentan con una reconocida trayectoria de trabajo, también participan como ponentes en espacios académicos y sociales.

 

Casa de la Memoria, CALDH (Ciudad de Guatemala)

Seguimiento al retorno

Tras el retorno de las personas acogidas a sus países de origen, una delegación vasca visita el país con el objetivo de realizar un seguimiento de su situación personal y comunitaria, fortalecer su red de protección y seguridad y visibilizar el apoyo gubernamental, parlamentario y organizativo vasco.

Durante la visita se desarrolla una intensa agenda de reuniones con organizaciones sociales y de derechos humanos, instituciones públicas, organismos internacionales y misiones diplomáticas, con el objetivo de trasladar las principales preocupaciones en relación con la seguridad de las personas acogidas y sus organizaciones o movimientos.

Aquí puedes consultar los informes de las Misiones de Seguimiento hasta el momento realizadas.