En los últimos tiempos hemos escuchado frases racistas y xenófobas en boca de políticos de primer nivel, a escala mundial y local. Frases como la del presidente estadounidense Donald Trump, quien en su campaña para acceder a la Casa Blanca, afirmaba con rotundidad: “Construiremos el muro. No tenemos otra opción”. A nivel local, Javier Maroto, ex alcalde de Vitoria-Gasteiz afirmó en 2015 en una entrevista de radio lo siguiente: “Entre los sirios que entran hay muchos yihadistas. Son personas que un día ponen una bomba en cualquiera de nuestras ciudades”. Son solo dos de los muchos ejemplos que recoge “El Incendiario”, un documental, elaborado por el equipo de Incidencia de CEAR-Euskadi, que explica la relación entre discursos políticos xenófobos y delitos de odio.

“Los discursos del odio son la gasolina que prende el fuego del racismo, la xenofobia y la discriminación e incendian la convivencia en nuestros pueblos y ciudades” afirma Rosabel Argote, coordinadora del documental, “llevamos años reflexionando y desarrollando herramientas con las que la ciudadanía pueda hacer frente a estos discursos que queman.  El Incendiario muestra alguna de ellas”.

Algunos ejemplos de discriminación

El IncenDiario recoge la denuncia de Ihssan Belefkih, una mujer que fue agredida de forma verbal en un autobús de Vitoria-Gasteiz, por llevar velo. Ella denunció esa agresión, pero su causa se archivó y finalmente desde el servicio de atención jurídica que CEAR-Euskadi ofrece en el marco de la Red para la Igualdad de Trato y no Discriminación (Eraberean), se ha conseguido que su caso se judicialice.

19 herramientas

La publicación “Guía Contra Incendios”, CEAR-Euskadi presenta herramientas al alcance de la ciudadanía para hacer frente a discursos  xenófobos.

Se ofrecen 19 herramientas pertenecientes a tres ámbitos: jurídico, institucional, político, mediático y asociativo-ciudadano. Se pueden activar cuando líderes/ lideresas de opinión o representantes de la esfera política y social, incendian la cohesión ciudadana con discursos públicos que discriminan, injurian, difaman o incitan al odio o al rechazo a las personas extranjeras y/o refugiadas. Algunos ejemplos son: la litigación estratégica, la denuncia como acción popular, la reclamación ante los comités éticos de cada partido político, las cartas al director en prensa para aportar contra narrativas a los discursos ofensivos, o la movilización social a través de plataformas ciudadanas reunidas para defender del odio a la comunidad sobre la que se vuelcan las declaraciones racistas y xenófobos.

DESCARGA LA GUÍA AQUÍ