“Me llamo María, soy colombiana. Mi historia de persecución comienza hace más de 10 años. Yo vivía con mi familia en una zona rural, un territorio que se disputaban entre la guerrilla y los paramilitares. Siempre estuve ligada a la agricultura, que es un colectivo muy perseguido por ambos grupos al margen de la ley. En una ocasión mi suegra tuvo que dar de comer a la guerrilla, porque así pasa, llegan a la casa y piden comida y usted tiene que colaborar, si no, ya sabe cuáles son las consecuencias. Pero por darles de comer, los paramilitares la acusaron de colaborar con la guerrilla… Y la dispararon. Afortunadamente, no murió, pero ahí comenzó nuestra huida.

Nos instalamos en otra localidad. Comenzamos de nuevo; casa, trabajo…. Yo pensaba que ya estaba, que allí nos iban a dejar en paz, pero no fue así. Los paramilitares asesinaron a mi esposo, porque según ellos, colaboraba con la guerrilla. En ese momento yo estaba embarazada de mi primer hijo. Y como consecuencia de toda aquella violencia, comencé a desarrollar una enfermedad que arrastro hasta hoy en día. Fueron años muy duros para mi…

Cuando mi hijo creció, comenzaron de nuevo las amenazas, porque mi niño era un calco de su padre físicamente y según ellos, al crecer, el niño es una amenaza porque puede vengar la muerte de su padre. Así que volvió el miedo… Y se materializó… Mataron a mi cuñado.

Fue ahí cuando decidimos marcharnos, porque el siguiente era mi hijo y vaya usted a saber qué más. Vendimos todo lo que teníamos al alcance y de un día para otro cogimos un vuelo para acá. Yo tenía una amiga aquí, ella me ayudó y supe de CEAR-Euskadi.

En este tiempo, no les miento, ha sido muy duro. Comienzas de cero. Yo allá tenía mis estudios, mi trabajo… Aquí de momento me he formado en hostelería como ayudante de cocina y como ya tengo permiso para poder trabajar, estoy buscando empleo. Pero no es fácil.

Tengo nostalgia de Colombia, al fin y al cabo es mi país, pero soy consciente de que regresar es un peligro y aquí mi familia y yo estamos seguros.”

Aquí puedes escuchar a María contando su historia.