Susurros del Magdalena

Susurros del Magdalena

¡Descárgalo!

En Colombia el fenómeno del desplazamiento forzado es sumamente grave. Cerca de cinco millones de personas se han visto obligadas a desplazarse internamente en las últimas tres décadas, alrededor del 10% de la población. Durante mucho tiempo este fenómeno ha estado asociado al conflicto armado, que ha dejado una dolorosa huella a lo largo de sesenta años. A pesar de su gravedad e importancia, esta problemática ha pasado relativamente desapercibida en los medios masivos de comunicación nacionales.

Descarga Digital

Creemos que el conocimiento tiene que circular libremente, por lo que ofrecemos muchos libros en descarga.

Si te gustan nuestras publicaciones, colabora donando lo que consideres oportuno. Con tu apoyo podremos seguir investigando y divulgando. Haz clic aquí para realizar una donación

Limpiar selección
Descripción

Descripción

Susurros del Magdalena. Los impactos de los megaproyectos en el desplazamiento forzado

de CEAR-Euskadi

El fenómeno del desplazamiento está reconfigurando de manera radical el mundo rural y urbano del país, mientras se presenta una profunda transformación productiva basada en inversiones extractivas (minería, hidrocarburos) y agroindustriales. Recientemente, algunas instituciones, y especialmente los movimientos sociales, han empezado a denunciar la relación entre proyectos de desarrollo y desplazamiento forzado. Actores económicos legales e ilegales han amasado grandes fortunas beneficiándose de los precios insignificantes a los que pueden llegar las tierras desocupadas ‘gracias’ a la violencia. El desplazamiento forzado no es solo consecuencia de la guerra, sino también botín de esta.

Este trabajo recoge las voces de personas desplazadas a causa de un proyecto de desarrollo y las voces de quienes conocen esta y otras experiencias similares en el país. El reto es aportar al debate en torno al origen de los desplazamientos forzados, controvirtiendo la idea generalizada de su relación exclusiva con el con icto armado. Llama la atención cómo en plena expansión paramilitar (1996-2006) se dio un auge sin precedentes de proyectos petroleros, mineros y agroindustriales. Algunos de ellos tienen o tenían entonces matriz española.

Durante 2003 y 2004, Repsol empezó a extraer petróleo en el municipio de Tame (Arauca), en la frontera con Venezuela, donde el 10% de la población del municipio había sido desplazada, en medio de la más sangrienta escalada de violencia paramilitar. En 2006, Terminal de Contenedores de Barcelona (TCB Group) se asoció con el Grupo Empresarial del Pacífico para construir una terminal de contenedores en Buenaventura (Valle del Cauca), una zona que ha padecido las más graves de violaciones de derechos humanos en la historia reciente del país. En Puerto Gaitán, al oriente colombiano, Cepsa empezó a extraer petróleo en una zona claramente controlada por grupos paramilitares, que años atrás fue ‘desocupada’ con el argumento de expulsar a la insurgencia.

Información adicional

Información adicional

Detalles del libro:

Formato: PDF
108 páginas
Idiomas: Castellano y Euskera
Año: 2014

Idioma

Español, Euskera