El 8 de noviembre llegaron a Bilbao 3 refugiados eritreos que forman parte del contingente de 12 personas reubicadas desde Italia (8 hombres y 4 mujeres), 11 de ellas procedentes de Eritrea y 1 de Siria. Se trata de las primeras personas que llegan por esta vía, meses después de que el Gobierno español se comprometiera a acoger a 9.323 personas que deberán ser reubicadas en dos años desde Grecia e Italia. Este número supone el 0’02% de la población española, es decir, 2 personas refugiadas por cada 10 mil habitantes.

En una rueda de prensa celebrada en la oficina de CEAR-Euskadi, el presidente d e la entidad, Javier Galparsoro, y la directora, Patricia Bárcena, reivindicaron que “la noticia no deberían ser estas 12 personas que han llegado, sino quienes no llegan”; recordaron también que la organización recibe a lo largo de todo el año personas refugiadas que vienen a Euskadi por sus propios medios y encomendaron a las instituciones a no generar «refugiados de primera y de segunda».

Noticias de prensa

«Regatear el número de refugiados que puede acoger un país es vergonzante»

«Mezquina, ramplona y vergonzante», así ven desde la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), la actitud de Mariano Rajoy y el Gobierno de España a la crisis humanitaria que se ha desatado en Europa en materia de refugiados. La directora de CEAR Euskadi, Patricia Bárcena, cree que «intentar regatear el número de personas que se acogen cuando nos piden que acojamos a 4.000, y andamos regateando para acoger exclusivamente a 2.700, la verdad es que nos parece vergonzante».

CEAR-Euskadi se moviliza para tener a punto el dispositivo de acogida de refugiados

La Comisión de Ayuda al Refugiado en Euskadi (CEAR) ha trasladado al Gobierno su disposición para intervenir en ese proceso de recolocación de refugiados. En CEAR Euskadi ultiman estos días contactos con entidades sociales colaboradoras para dotarse de una infraestructura suficiente para acoger en el País Vasco parte de los refugiados que finalmente asigne la Unión Europea a España.

Euskadi, oculto para los refugiados

«España y Euskadi tienen capacidad de acogida y, de hecho, sus cifras está por debajo de las del resto de la Unión Europea», valora la directora en Euskadi de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Patricia Bárcena, quien matiza que, de hecho, le gustaría que las cifras fueran aún mayores de las que apuntó el presidente Rajoy en vísperas de la reunión que mantendrán los representantes europeos para acordar una respuesta común. «En otras ocasiones, como durante la guerra de Bosnia, hemos acogido refugiados de un conflicto; y si entonces, que éramos más pobres, pudimos, ¿cómo no vamos a poder ahora?», reflexiona.

La crisis de los refugiados en ‘La Ventana Euskadi’

A propósito de la crisis de los refugiados procedentes de Siria que cruzan Europa estos días, visitan ‘La Ventana Euskadi’ Javier Galparsoro, presidente de CEAR Euskadi; y Esther Manuela, refugiada angoleña.

“Estamos encantados de que las instituciones se involucren”

“Las declaraciones de intenciones nos parecen algo fantástico, estamos encantados de que las distintas instituciones y organizaciones se involucren en dar una respuesta a la situación de los refugiados, pero todavía falta ver en qué se concreta todo esto”, señaló a DEIA una portavoz de CEAR (Comisión de Ayuda al Refugiado) de Euskadi. Ante la sucesión de ayuntamientos y gobiernos autonómicos que manifiestan su intención de acoger a personas que huyen de los conflictos de Asia y África, la portavoz de la organización que atiende a los refugiados en Euskadi apuntó que estas “actuaciones son complementarias a las que debe adoptar el Gobierno español, que es quien tiene la competencia para el asilo, pero es positivo que los municipios y las comunidades brinden a las personas que necesitan ayuda la posibilidad de llegar y establecerse, que se involucren en su acogida”.

Euskadi solo puede acoger a diez refugiados al año

Hoy hemos conocido que Euskadi solo puede acoger al año a 10 refugiados. Un dato vergonzoso para la directora de CEAR, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, entrevistada esta mañana en la primera edición de Araba Gaur. Patricia Bárcena explicaba que es el gobierno español el que fija el cupo.

Gipuzkoa prepara una oferta integral de plazas con las que poder cooperar en el asilo a refugiados sirios

El Diputado de Cultura y de Cooperación, Denis Itxaso, la Diputada de Bienestar Social, Maite Peña, el Director de Cooperación, Fernando San Martín y el representación de CEAR (Comisión española de Ayuda al Refugiado) en Euskadi, Iñaki Ramirez han explicado hoy en rueda de prensa las actuaciones que se van a llevar a cabo para ayudar a las personas que están huyendo de la guerra de Siria.

Coordenadas – (UE)rfanos

No es posible que miles de personas refugiadas pierdan la vida en nuestras aguas ante la pasividad de las autoridades europeas. Esto no puede estar ocurriendo. Y nosotros tampoco podemos mirar hacia otro lado. Porque si nadie actúa para evitar esta tragedia, será la Europa de los valores la que se acabe hundiendo. #UErfanos es una campaña de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. Hablamos con Javier Galparsoro, presidente de CEAR-Euskadi.

Los colectivos sociales trabajan ya con las instituciones

El drama de los miles de personas que, en las últimas semanas, están llegando a los límites de Europa huyendo de la guerra en sus países de origen ha despertado en Euskadi una ola de solidaridad que las instituciones ya se han ofrecido a coordinar y que ha empezado a recoger las aportaciones de los colectivos sociales que llevan tiempo apoyando a las personas refugiadas.

Gipuzkoa urge conocer el cupo de refugiados sirios para euskadi

Las instituciones guipuzcoanas siguen sumando fuerzas para responder al drama humanitario de los refugiados y preparan ya una oferta integral de alojamiento para las familias sirias que huyen de la barbarie. El Ejecutivo foral adelantó ayer que va a poner a disposición de los afectados al menos 80 plazas de los albergues de Hondarribia y Zarautz, a las que se irán sumando las de los distintos municipios. El problema es que todavía no se conoce el cupo que le corresponde al territorio. En ese sentido, la Diputación solicitó ayer a Madrid que convoque cuanto antes a los gobiernos autonómicos.

Se multiplican los ‘hogares’ vascos para refugiados

La crisis de los refugiados sirios ha levantado una ola de solidaridad en Euskadi donde se multiplica la oferta de hogares para acoger a estos inmigrantes. Gipuzkoa se sumó ayer a la red de ciudades refugio y anunció que ha preparado una oferta integral de plazas con las que poder cooperar en el asilo a refugiados sirios. De este modo, la Diputación foral pondrá a disposición de las instituciones vascas 80 plazas en albergues de Hondarribia y Zarautz y se habilitará un teléfono para que se apunten las familias dispuestas a albergar refugiados sirios. Esta oferta podría ampliarse, además, con una treintena de plazas en el de Segura. A ellas se sumarán a la oferta que los ayuntamientos guipuzcoanos deseen realizar.

Cuatro meses de espera para poder pedir asilo en España

La crisis europea de los refugiados supone, según las palabras del propio Rajoy, «uno de los mayores retos» para España. Pero el país afronta este desafío con un «saturado» sistema de acogida, según denuncia el Defensor del Pueblo en su último informe. Además, los retrasos se acumulan en las Oficinas de Asilo y Refugio, donde los solicitantes de protección internacional reciben cita para cursar su petición para dentro de cuatro meses.

Un periplo de siete mares con destino Euskadi

Muhammad Shahbaz Gondal iba a cruzar siete mares para reunirse con sus dos hermanos en Inglaterra, huyendo de la persecución de la que era objeto su familia en Pakistán por motivos religiosos, pero después del sexto le dijeron que el precio del viaje no incluía la última travesía. Así fue como acabó recalando en Euskadi, con unos pocos euros en el bolsillo y apenas información sobre qué hacer o adónde ir. «Del País Vasco ni había oído hablar. Y de España, creía que la capital era Barcelona, porque en mi país era más conocida que Madrid», recuerda, aunque después de cuatro años no duda en afirmar que el País Vasco es «el mejor del mundo». En Bilbao, un ciudadano indio le habló de la Comisión de Ayuda al Refugiado (CEAR). Y de su mano, Gondal empezó la segunda parte de su viaje.

Vitoria y Álava trabajan ya en un plan de acogida a refugiados de la mano de las ONG

Vitoria y Álava siguen avanzando para destacarse como territorios de acogida para los refugiados que huyen de la guerra y la muerte en Siria, Irak o Libia. Representantes del Ayuntamiento, de la Diputación, de la Comisión de Ayuda al Refugiado (CEAR), de Cáritas y de Cruz Roja se reunieron ayer para coordinar el diseño de “un proyecto común” de acogida y atención a las personas refugiadas que aspira a convertir lo antes posible en hechos las buenas palabras de los últimos días.

Noticias Cuatro

El drama de los refugiados cumple otro día en el que cientos de ellos inician una marcha a pie hasta Austria.

El asilo en Navarra, una vía minoritaria por la que se han informado menos de 150 personas desde 2013

¿Qué opciones tiene una persona de solicitar el asilo? ¿A dónde debe acudir? Estas son algunas de las dudas que, en el caso de Navarra, atiende Cruz Roja Navarra. La entidad ha gestionado, desde 2013, alrededor de 134 consultas por este tema o similares. Un dato que confirma que el recurso a esta vía aún es minoritario y cuya respuesta, si finalmente obtienen ese asilo o no, depende en cualquier caso del Gobierno central. En el Estado, durante el pasado año 2014, apenas se llegaron a las 6.000 solicitudes de protección internacional, cifra que supone el 0,95% de las estudiadas en el conjunto de la Unión Europea, muy lejos de las decenas de miles de solicitudes que llegaron a países como Alemania, Francia o Italia. En estos últimos ejercicios, la mayoría de estas consultas en la Comunidad Foral, y especialmente desde 2014, han sido de familias ucranianas.

Instituciones alavesas y colectivos sociales preparan un proyecto de acogida a refugiados

Representantes del Ayuntamiento de Vitoria, la Diputación de Álava, la Comisión de Ayuda al Refugiado (CEAR) de Euskadi, Cáritas y la Cruz Roja se han reunido este viernes para coordinar el diseño de un proyecto común de acogida y atención a las personas refugiadas.

Decenas de personas se han prestado ya en Gipuzkoa a acoger a refugiados sirios

La Comisión Interdepartamental del Gobierno Vasco se reunió ayer por primera vez y reiteró la necesidad de «coordinar la acogida». ACNUR y CEAR están registrando los ofrecimientos antes de trasladar los datos recabados a la Diputación.

Gipuzkoa dispone de al menos 185 plazas de acogida

La Diputación pone a disposición del Gobierno vasco un mínimo de 140 plazas a los que se suma el ofrecimiento de al menos 45 particulares para acoger a los refugiados

Aburto defiende una «atención integral» a los refugiados, liderada por el Gobierno vasco

El alcalde se ha puesto a disposición del Gobierno vasco, a quien corresponde, en su opinión, coordinar la atención a los refugiados en el País Vasco. Una asistencia que «debe ir mucho más allá de la primera acogida» para las personas que finalmente se queden. «Bilbao va a ser una ciudad solidaria», asegura. «Hay que hablar de sanidad, educación, empleo…», ha añadido. El Ayuntamiento ya ha mantenido reuniones para abordar este asunto con CEAR y Cruz Roja y el Gobierno vasco, por su parte, con Acnur y Cruz Roja.

Javier Galparsoro: “Si los refugiados se juegan la vida de esa manera tan dramática es porque no tienen otra alternativa para salir”

“Menos reunioncitas y debates. Si se saben las cifras, que hagan ya el listado y digan de dónde vienen y en qué condiciones”, urge Galparsoro a los Estados.

Cuando Álava fue refugio

Fueron ocho años de asesinatos, torturas y violaciones, de éxodo, hambre y destrucción, de miseria y vergüenza. De horror. Un atropello sin límites a los derechos humanos, provocado por las diferencias étnicas, que se llevó por delante más de 130.000 vidas, que forzó a casi dos tercios de la población a escapar de su hogar. La mercadotecnia política afinó su puntería con abyecta precisión. La ONU no supo, o no quiso, estar a la altura de las circunstancias, como una caricatura de sí misma en su papel mediador. La barbarie devoró durante demasiado tiempo cualquier viso de paz. Los telediarios y la prensa se alimentaron de ella. Al final, la conciencia de Europa convulsionó. Y cuando todo acabó, cuando la violencia cesó, lo que quedó fue otra cosa. Un remiendo lleno de cicatrices: la vieja Yugoslavia convertida en un puzzle de nuevas piezas obligadas a olvidar el pasado, a encajar. Y lo hicieron. No quedaba más opción. Pero no aprendimos. Nunca lo hacemos.

Euskadi se coordina para acoger a un millar de refugiados, la mitad en Bizkaia

Las instituciones vascas trabajan ya con la posibilidad de que un millar de refugiados puedan llegar a Euskadi durante las próximas semanas. Y lo hacen “convencidas” de poder absorber esa cifra y seguras, además, de que los servicios públicos vascos pueden responder con “solvencia” a este desafío humanitario. Hoy mismo un comité operativo interinstitucional se reunirá ya con representantes del Gobierno vasco y de las ONG con el objetivo de definir y asentar de común acuerdo las bases de la estrategia que deberá guiar la actuación a corto, medio y largo plazo en este proceso.

Las instituciones y las ONG ponen en común sus recursos

Las instituciones públicas vascas y las organizaciones no gubernamentales con experiencia en trabajar con refugiados reafirmaron ayer su compromiso para colaborar en la acogida a las personas que tratan de llegar a la Unión Europea huyendo de la guerra y de la miseria.

La maquinaria echa a andar

Representantes del Gobierno Vasco, las tres diputaciones, Eudel y de los ayuntamientos de las tres capitales vascas mantuvieron ayer un encuentro con miembros de ONG como Cear-Euskadi, Cruz Roja y Cáritas, entre otros. Tras la reunión, el Ejecutivo autonómico explicó que los presentes estimaron “fundamental” coordinar la labor de acoger a los refugiados que puedan llegar a Euskadi en los próximos meses, unos 1.000 según las estimaciones del Gobierno Vasco, de los que en torno a 330 recalarían en territorio guipuzcoano.

Instituciones vascas y ONGs reafirman su colaboración en la acogida de refugiados

Las instituciones públicas vascas y las organizaciones no gubernamentales con experiencia en trabajar con refugiados han reafirmado hoy su compromiso para colaborar en la acogida a las personas que tratan de llegar a la Unión Europea huyendo de la guerra y de la miseria.

Instituciones y colectivos sociales resaltan que la ley internacional ampara a los refugiados que serán acogidos en Euskadi

Las ONG se han reunido con el Gobierno vasco, Diputaciones y Ayuntamientos para poner en marcha el comité operativo técnico con el que coordinarán todas las acciones que sean necesarias. Tras una reunión este jueves en la que instituciones y distintas ONG de Euskadi han subrayado lo «fundamental» del trabajo conjunto, las administraciones y los colectivos sociales trabajan ya en un comité operativo técnico con el que coordinarán la respuesta que ofrecerá la comunidad autónoma ante la llegada de refugiados originarios de países como Siria, Afganistán, Irak y Eritrea.

Euskadi dio cobijo a 133 evacuados de la guerra de los Balcanes hace 23 años

Javier Galparsoro todavía recuerda aquel diciembre de 1992 cuando viajó a Macedonia para recoger al grupo.

Instituciones y colectivos sociales resaltan que la ley internacional ampara a los refugiados que serán acogidos en Euskadi

La reunión ha servido para que las organizaciones expongan su capacidad de acción. Colectivos sociales como Cruz Roja, CEAR o Cáritas han mostrado su total disponibilidad.

La Tarde en Euskadi

Javier Galparsoro, presidente de la Comisión de Ayuda al Refugiado de Euskadi.

«Era salir de mi país o morir»

Nada sabe de su marido desde hace seis años. Sometida a una persecución política implacable, esta angoleña de 40 años tuvo que huir de su país con sus hijos sin mirar atrás. “No había alternativa. Con la guerra perdí el contacto con mis familiares”, lamenta.

Una marea de solidaridad

La respuesta ciudadana ante esta crisis humanitaria vuelve a ser ejemplar, aunque en esta ocasión quizá no sea necesaria su intervención, puesto que los planes de las instituciones pasan por priorizar el uso de servicios y recursos públicos, como albergues municipales. Estíbaliz Martínez Estarta, trabajadora social de CEAR Euskadi, no cree que la acogida por parte de voluntarios o familias sea en este caso la opción más adecuada. “Agradecemos a todo el mundo su desinteresada respuesta, pero vienen de un conflicto armado, en una situación muy vulnerable, y es precisa una atención profesionalizada”, defiende. “Hoy en día existen dispositivos profesionalizados, y la verdad es que la de las familias es una opción que no contemplamos”, zanjaba.

Refugiados rumbo a Euskadi

Ropa, enseres para habilitar pisos, servicios de traducción, donaciones, viviendas vacías, cursos de formación, empleos… El drama de los miles de refugiados que llaman a las puertas de Europa, y que en las próximas semanas empezarán a llegar a Euskadi, ha conmovido a la sociedad vasca. Las instituciones y los colectivos que llevan años trabajando para apoyar a los refugiados están recibiendo una ola de ofrecimientos y muestras de solidaridad con los que los vascos quieren prestar su apoyo a quienes se han visto obligados a abandonar sus países huyendo de conflictos bélicos en países como Siria, Irak, Eritrea y Afganistán. «La respuesta de la gente está siendo muy buena», dicen en CEAR-Euskadi, donde el goteo de ofrecimientos es constante y llega tanto desde particulares como desde organizaciones.

Euskadi resolvió el 4,9% de sus solicitudes de protección del 2014

La ola solidaria sigue cogiendo fuerza, pero desde hace años los territorios se ven abarrotados de peticiones de protección internacional. En Euskadi, el año pasado pidieron algún tipo de ayuda un total de 614 personas, de las que fueron concedidas solo 30. En realidad, 99 fueron solicitantes de asilo, mientras que 515 fueron peticiones por apatridia, «que son quienes no tienen nacionalidad».

«Vivía todos los días con miedo»

Cuando Redija Subasic se despidió de su marido, en Sarajevo, con sus dos hijos de 8 y 11 años de la mano y el corazón encogido por si no lo volvía a ver, él vestía una camiseta roja y unas chancletas. Han pasado 23 años, pero esta bosnia, que fue acogida en Markina, lo describe como si fuera ayer. “Nos despedimos. Se quedó sin llorar para que los niños no se emocionaran. Fue muy duro, mucho. Una pesadilla”. Recuerda “un silencio intenso” desde el mismo día en que los serbios ocuparon la ciudad. Redija corrió a por provisiones. “Compré 200 kilos de harina, alubias, sal, azúcar… Como para cuatro meses, más nada”, detalla. Pero aquello iba a peor. Un día, los aviones serbios volaron tan bajo que se rompieron los cristales de los pisos; otro, lanzaron dos bombas… “Murió un hombre en su casa viendo la tele; cuando vi aquello, dije: nos vamos”.

“Tenemos que echar una mano como sea”

Las familias guipuzcoanas que se han ofrecido voluntarias para ayudar a los refugiados aguardan una respuesta de las instituciones; CEAR Euskadi agradece el gesto altruista pero aboga por una atención más profesionalizada.

»Asilo agiriak eskaeren ehuneko 90 ukatzen dituzte Espainian»

CEAR erakundeak 30 urte daramatza errefuxatuekin lanean. Itxaso Egiaren ustez, prest gaude Euskal Herrian iritsiko diren 1000 errefuxatuei harrera egiteko baina, salatzen du errefuxatu estatutua lortzeko prozesua zaila dela. Eskatzen duten ehuneko 90 ez diete onartzen.

Sensibilizar y actuar ante una realidad vieja

Aunque la crisis de los refugiados está desatando estos días un terremoto de dimensiones planetarias, las ONG alavesas vienen trabajando para dar respuesta a este fenómeno desde hace décadas. Hoy se verán la caras con el Gobierno Vasco.

El calvario de los trámites de los refugiados que no salen en la foto

Osama Abdul Mohsen, el padre sirio que fue víctima de la zancadilla de una periodista húngara, ha comenzado una nueva vida en España. Sin embargo, todo parece indicar que Osama va a recibir un trato muy diferente al del resto de refugiados que se enfrentan cada día a un farragoso proceso, que puede durar de seis meses a uno o dos años. Ante esta situación, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Cear) reclama al Gobierno que agilice los trámites, no sólo para Osama, sino para el resto de asilados que viven durante meses en plena incertidumbre: «¡Ojalá, el ministro del Interior tuviera la misma gentileza con el resto de refugiados! Está bien que se dispense un trato especial a Osama, pero se debería hacer de forma extensible al resto porque, si no, sería un agravio», afirma el presidente de Cear en Euskadi, Javier Galparsoro.

Cuando los refugiados se acercaron a Euskadi

7 de diciembre de 1992. Javier Galparsoro, actualmente presidente del Comité de Ayudas a los Refugiados en Euskadi (CEAR), vuela hacia Macedonia. Encabeza una misión que debe recoger a 133 ciudadanos bosnios que huyen de la guerra de los Balcanes y traerlos a Euskadi. Es el cupo que le corresponde a Euskadi dentro del reparto que Europa le ha adjudicado a España. “Aquel día me cambió la vida”, reconoce Galparsoro.

Las Juntas de Gipuzkoa destinan, ante la crisis de los refugiados, 47.000 euros a Acnur, CEAR-Euskadi y Cáritas Internacional

En un comunicado, fuentes del Parlamento guipuzcoano ha explicado que el «tremendo drama humanitario» que supone «la masiva afluencia de personas que buscan refugio y asilo político en Europa huyendo de situaciones de persecución y guerra existentes en diferentes países próximos a Europa, principalmente en Siria», ha llevado a destinar esta partida «con carácter excepcional» a organizaciones que están prestando ayuda a estas personas.

De la playa del Tarajal a la Isla de Kos: la crisis humanitaria pone de relieve el derecho de asilo. Un derecho en crisis

Por Patricia Bárcena García, abogada y directora de CEAR, integrante de la Subcomisión de Extranjería del Consejo General de la Abogacía. El día 2 septiembre el mundo se conmocionó al ver la foto del niño Aylan fallecido en una playa de la Isla de Kos (Grecia). A partir de entonces han sido múltiples los llamamientos a favor de la protección internacional de las personas que huyen, principalmente sirias. En todos los foros se habla del derecho de asilo[1] y de las personas refugiadas. Parece repentinamente que otorgar la protección o acoger a personas refugiadas es algo sencillo. Se ha olvidado que el derecho de asilo es un derecho en crisis y que ejercer este derecho es una carrera de obstáculos.

Bilbao trabaja con Cruz Roja, Cáritas y Cear para acoger refugiados

El área de Acción Social del Ayuntamiento de Bilbao se reúne todos los jueves con Cruz Roja, Cáritas y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Cear) para coordinarse y dar respuesta a los refugiados que puedan llegar a la capital vizcaína.

Los abogados denuncian que solicitar asilo es un ‘infierno’

La abogada Patricia Bárcena, directora de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Cear), pidió a las Administraciones que combinen compromiso y realismo en la acogida. «No van a llegar todas las personas que dicen, ni tampoco van a llegar en autobuses e iremos con banderitas a recibirles», aseguró Bárcena, «los traslados deben realizarse de manera paulatina, ordenada y de forma trimestral».

En busca de refugio

Shadi Saleh es sirio. En 2008 emigró de su Latakia natal en busca de un futuro mejor con Europa como destino. Tras pasar alrededor de medio año en Holanda, donde ejerció como repartidor de periódicos, viajó a a Valencia confiado en conseguir una mejor oportunidad para desarrollar un plan de vida. Las condiciones en Siria no eran las idóneas, pero distaba mucho de las actuales, «donde se juegan la vida a bordo de pateras y trenes». Shadi tuvo la oportunidad, junto a su mujer, Bakistan, de coger un avión y emprender el viaje que diese un giro a su humilde situación.

Abdoul ya no corre para huir

En el pasaporte de Abdoul Salam se acumulan las heridas, una sobre otra, y ninguna cicatriz sirve para taparlas, porque el dolor sólo lo cura el paso del tiempo. Abdoul es un muchacho malí de 29 años, fuerte y atlético, de dentadura impecable y mirada limpia. No se atisba ni rastro de rencor en una persona que tiene sobrados argumentos para acumularlo hasta rebosar. Tuvo que huir de Mali, su país natal, donde sus alternativas eran la pobreza y la muerte. En su trayecto hacia un mundo mejor atravesó Argelia, Libia y Marruecos, donde fue agredido, despreciado y estafado. En Bilbao no halló el paraíso, pero sí un lugar donde al menos ser feliz. Durante mucho tiempo corrió para huir; ahora lo hace por diversión. El niño que soñaba con ser un gran médico busca ahora trabajo de soldador. Mientras lo encuentra, tiene el reto de ser capaz de correr 80 kilómetros seguidos con su nueva familia, donde el ultrafondista Óscar Pasarín ejerce de buen patriarca.

“El asilo es una obligación, no una cuota”

UN refugiado es una persona que tiene que elegir entre una maleta y un ataúd. Huyen de la guerra, de la pobreza, huyen de la muerte. Las cifras se suceden mientras la “Reunión Europea” negocia cuotas para cada país. “El asilo es una obligación, no una cuota”, recuerda Javier Galparsoro, presidente de CEAR-Euskadi.

La Diputación agradece a las «familias solidarias» que se han prestado a acoger refugiados

El primer teniente de Diputado General, Denis Itxaso, se ha reunido esta mañana con alrededor de un centenar de personas solidarias que han respondido al llamamiento de la Diputación de Gipuzkoa y se han ofrecido para acoger refugiados. «Sois lo mejor que tiene Gipuzkoa, las instituciones nos sentimos orgullosas de una ciudadanía con semejante músculo ético», les ha dicho. Itxaso, que ha estado acompañado por el director de Cooperación, Fernando San Martin y los representante de CEAR en Euskadi, el presidente Javier Galparsoro, Patricia Bárcena y Rosabel Argote de Alava, les ha explicado las gestiones que ha llevado a cabo hasta ahora la Diputación y el momento en el que nos encontramos.

El Comité de Ayuda al Refugiado de Eibar convoca una charla informativa para hoy

El Comité de Ayuda al Refugiado de Eibar ha convocado una charla informativa que se celebrará hoy miércoles a las 19.30 horas en el salón de actos de Portalea. Se tratará la situación actual de las personas refugiadas y también habrá un turno de preguntas al acabar las intervenciones sobre un problema para el que se pide la asistencia y la colaboración ciudadana. La cita servirá para aportar información sobre la acogida de refugiados. Intervendrán en la misma el alcalde de Eibar Miguel de los Toyos, Javier Galparsoro como presidente de la Comisión de Ayuda al Refugiado de Euskadi y Patricia Bárcena, directora de la misma comisión.

La solidaridad reside en el pueblo

Ya hay suficientes familias dispuestas a dar cobijo a los 17.000 refugiados Sirios que llegarán a España. Las ONG no dan abasto con la respuesta ciudadana, «que va muy por delante de las instituciones»

«La noticia no son estos refugiados, sino los que no han llegado todavía»

El presidente de CEAR Euskadi, Javier Galparsoro, exige que se aceleren los trámites de asilo para los más de 16.000 que tienen que llegar a España y reitera que la «enorme solidadaridad ciudadana es la que ha obligado a las instituciones y políticos a moverse». CEAR critica este proceso «cansino y lentísimo» para acoger a los refugiados dentro de programa europeo y recuerda que de las 90 solicitudes tramitadas en Euskadi este año no se ha resuelto aun «ninguna».

Llegan a Bilbao tres refugiados del primer contingente que acogió España

Tres hombres eritreos han llegado esta madrugada a Bilbao procedentes del aeropuerto de Barajas, a donde arribaron anoche con el primer contingente de 12 solicitantes de asilo que ha acogido España. Los tres solicitantes de asilo eritreos se encuentran descansando, tras un viaje por carretera desde el aeropuerto madrileño hasta Bilbao, en un piso gestionado por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Euskadi en la capital vizcaína.